Demografía

Demografía



La población de Yucatán era de 1 955 577 habitantes en 2010,6 siendo el vigesimoprimer estado más poblado de México. La ciudad de Mérida alberga al 42,5% de la población estatal, mientras que la Zona Metropolitana de Mérida ocupa el 49,3 % de la población del estado. El estado tiene uno de los índices de desarrollo humano de nivel medio-alto de México desde hace casi una década.
DINÁMICA POBLACIONAL
De acuerdo con el XII Censo General de Población y Vivienda 2000 llevado a cabo por el INEGI, el estado de Yucatán contaba con una población de 1.658.200 habitantes. Y según el Conteo Nacional de Población y Vivienda 2005, hasta este año, la población del estado es de 1.818.948 habitantes. El dato más reciente publicado por el INEGI corresponde a 2010, en donde se contaron 1.955.577 habitantes. Las cifras anteriores representan aproximadamente el 1,7% del total nacional. La tasa neta de migración interestatal durante el 2008, según algunas proyecciones de Conapo, asciende a 0,12% con lo que la entidad se colocó en la decimocuarta posición a nivel nacional. Esta tasa quiere decir que, en términos absolutos, fueron más las personas que inmigraron (6.201 personas en 2008) desde diferentes entidades, que las que emigraron desde Yucatán hacia otros estados de la República (3.981 personas para el mismo año). Se proyecta que para el año 2030, Yucatán contará con una población de 2.343.530 habitantes, y el grueso de la población se localizará en el rango de entre 35 y 39 años de edad.
CREENCIAS Y RELIGIONES
La religión ha tenido un papel preponderante en la historia de Yucatán. Desde luego, en el proceso de la conquista española por la acción de los misioneros franciscanos; en el largo período de colonización durante el virreinato en que el poder público (administrativo y militar) se apoyó para ejercer control en las estructuras eclesiásticas; y aún más recientemente, durante la independencia de Yucatán, en que muchas de las ideas liberales fueron conducidas y esparcidas por los reductos (Sanjuanistas) de la propia iglesia. Por estos antecedentes históricos, porque finalmente fue la religión el arma más poderosa y efectiva del dominador sobre la mayoría indígena peninsular, la población yucateca es mayoritariamente católica, en un fenómeno paralelo al que se dio en otras regiones de México.
No es ajeno a todo esto el que en agosto de 1993, el Papa Juan Pablo II haya visitado Yucatán, en su tercer viaje a México siendo recibido multitudinariamente.
Como ya se mencionó anteriormente, la religión predominante en Yucatán es la religión católica. No obstante, los tres estados de la península de Yucatán muestran un porcentaje de catolicismo menor a la media nacional;87 además, Yucatán es una de las siete entidades con mayor participación de creyentes no-católicos y no-religiosos en el país.
El registro censal identifica que la entidad tuvo uno de los porcentajes de población católica más alto hasta 1910, teniendo un importante declive en 1921 y un comportamiento irregular entre 1920 y 1960, año en el que la disminución ha sido constante. Mientras que en el ámbito municipal se observan diversos escenarios, donde de 25 de los 106 municipios más de una cuarta parte de sus habitantes difiere de la religión católica y en otros 20 municipios, más de 90% profesa esta doctrina. Cerca de 7% de la población protestante histórica de México reside en Yucatán, particularmente presbiterianos y bautistas, éstas últimas tiene un mayor porcentaje en Kaua, Yobaín y Sudzal,88 todos ellos municipios con menos de 2.600 habitantes. La población pentecostal y adventista también tiene una tendencia a concentrarce en municipios con una población reducida.
Mientras que las personas sin religión representan más del 10% en 9 municipios. El mayor crecimiento en la década que va de 1990 al año 2000 corresponde a la población atea,89 con una tasa anual promedio de 3,5%, seguida de la población diferente a la católica con 3,1% anual y finalmente el menor ritmo es el de la población practicante del catolicismo con el 2% del promedio anual.
IDIOMAS
México mantiene en vigencia las lenguas originarias de su propio territorio mediante una política no sólo de reconocimiento, sino de fomento, difusión y educación. El idioma maya es la segunda lengua predominante en la región, solamente superado por el idioma español.
La enseñanza del idioma español es el eje del sistema educativo estatal aún en las escuelas de los municipios con mayor población indígena de Yucatán debido a la extensión de dicho idioma en el territorio nacional. La lengua maya se enseña y conserva en las instituciones de alto nivel educativo y recientemente también, en las escuelas de educación básica, con el propósito de mantener la cultura regional y evitar su pérdida como lengua viva.